my flowers

El síndrome del impostor

síndrome del impostor

En mis discursos en los talleres de grupo o en la Escuelita, siempre, en algún momento, acabo diciendo algo así como: “eh, pero que yo no soy florista”.

Ayer me preguntó mi marido:

-¿Porqué siempre dices que no eres florista?

Y le contesté:

-Bueno pues, porque no soy florista como tal, nunca he estudiado en ninguna escuela de floristas, todo lo que se lo he aprendido sola, con libros o cursos online y no se si lo hago bien o mal. Soy ingeniero, no soy florista.

A lo que me respondió:

-Pero florista es el que se dedica a las flores y tu definitivamente te dedicas a las flores, no importa dónde y cómo hayas aprendido. Deberías decir “no he estudiado en escuelas de floristas pero he aprendido a ser florista a mi manera”

Palabra de marido, amen.

Así que dándole vueltas al tema, una vez mas tengo que darle la razón a mi marido, y además me he puesto a investigar porque tengo ese bloqueo y ese rechazo a aceptar si soy florista o lo dejo de ser.

Y algo he encontrado, algo llamado el “síndrome del impostor” y parece ser que es mas común de lo que pensaba, dicen que 7 de cada 10 personas lo sufren o han sufrido alguna vez.

 

¿Qué es el síndrome del impostor?

No es para tomárselo a broma, porque es un trastorno psicológico muy común en personas que como yo, han cambiado de sector. Y se agudiza cuantos mas éxitos profesionales logres.

Este trastorno se manifiesta cuando no somos capaces de asimilar nuestros logros, y no tiene nada que ver con la falta de autoestima o de confianza, yo por suerte de eso voy (demasiado) bien servida. Es mas bien la tendencia a hacernos de menos y subestimar nuestro éxito. Como si no mereciéramos lo que nos pasa, como si todo nos ocurriera por suerte, por estar en el momento adecuado en el lugar adecuado, y no por méritos propios.

No sabéis lo identificada que me siento, mientras leía varios artículos sobre el tema sentía que hablaban tal cual sobre mí. Si me seguís de hace tiempo sabréis que siempre atribuyo mi éxito a las casualidades (tengo hasta un hashtag, #lascasualidadesdefloritismo), a la suerte, al karma o a cualquier fuerza cósmica. El mérito lo tiene cualquier cosa, lo que sea, con tal de no atribuírmelo a mí misma.

El día después de San Valentín vendí mas de 450 peonías online y tengo overbooking de alumnas en la Escuelita. Y sigo pensando que soy un fraude.

Y hasta ahora no era consciente de ello, pero puede llegar a ser algo negativo. Cuántas cosas habré dejado de hacer o de proponeros por pensar que quizás no era la persona mas adecuada para hacerlo. Cuántos proyectos tengo en la recámara porque no me considero con la suficiente autoridad como para llevarlos a cabo. No se cuantas pruebas mas necesito de que puedo hacer todo lo que me proponga.

desArreglo floral

 

¿Cómo superar el síndrome del impostor?

He decidido tomar medidas y he estado investigando ejercicios para combatir este síndrome del impostor. He hecho mis indagaciones y me quedo con los consejos que mas me han gustado. Aquí os dejo mi lista de floritips (gracias Gloria por crear esta palabra en mi honorI, por si alguien más de los que me leéis estáis en la misma situación.

 

Ponlo por escrito:

 

El primer paso para superar cualquier trastorno es aceptarlo. Cuando surjan estos pensamientos, ponlos por escrito, describe como te sientes. Cuando escribimos sobre lo que nos preocupa lo vemos desde otro prisma, y relativizamos un poco.

 

Haz una lista de tus fortalezas:

 

Pon por escrito también todos los logros que vayas conseguiendo, así te das cuenta de que NO eres un fraude, eres de verdad. Vuelve a tu lista cada vez que te sientas mal y recarga energía.

 

desArreglo floral

 

Acepta los cumplidos:

 

Da las gracias la próxima vez te den un cumplido, pero sin justificarte ni quitarte mérito, simplemente agradece las felicitaciones. Si las recibes, probablemente es porque te las mereces. Puede ayudar llevar un registro de felicitaciones y buenos comentarios, quizás en un archivo de word. Recupéralo en momentos de bajón y relee las palabras bonitas que te dedican los demás sobre tu trabajo. Te ayudará a recordar que lo que haces tiene sentido.

 
 

Acepta tus éxitos

 

Acepta que ocurren gracias a tí, gracias a tu trabajo, gracias a tu talento. Cuando conseguimos llegar a alguna meta, nos marcamos inmediatamente una meta superior, en lugar de celebrarlo. Y luego ya se nos olvida, y las cosas que no se celebran al momento ya no se celebran nunca. Disfruta de ese momento y no hagas de menos el mérito que tiene haberlo conseguido.

 

Nadie es perfecto

 

Mira a tu alrededor y date cuenta de que los demás tampoco son perfectos. La hierba del vecino siempre parece mas verde, pero nadie es perfecto, todos cometen errores y aun así siguen levantándose todas las mañanas y lo siguen intentando. Todos lo tenemos igual de difícil. Y todos, hasta el mas experto en la materia, ha empezado de cero alguna vez. Así que deja de mirar lo que hacen los demás y concéntrate en tí.

 

 

Ayuda a alguien mas

 

Ha sido después de leer este consejo que me he decidido a escribir este post. Porque puede que tu no seas quien mas sabe en el mundo de tu materia, pero probablemente lo poco que sabes ayudará a muchas personas que saben menos aun, así que valora lo que sabes y cuéntalo.

Yo ya voy a empezar a poner en práctica todos estos floritips, y desde luego voy a dejar de decir que “yo no soy florista” y a partir de ahora diré que yo “no soy la típica florista”. Porque  no nos olvidemos de que yo no soy, ni nunca creo que sea, una florista convencional. A pesar de que creo que aplicando estos sencillos tips puedo llegar a no sentirme una impostora y un auténtico fraude, me cuesta llegar a llamarme florista, porque es un título que yo en mi cabeza relaciono con alguien que tiene una tienda física mas tradicional y que prepara arreglos con espuma, y no me veo para nada en este contexto. ¿Quizás soy la perfecta no-florista? Sea lo que sea, soy de verdad, de carne y hueso, y todo lo que he logrado hasta ahora está aquí, así que sea lo que sea, estoy encantada con serlo y espero seguir siéndolo por muchos años mas.

Y a vosotros, ¿os ha pasado? ¿Os sentís como impostores? ¿O sois del 30% de los afortunados que nunca se han sentido así?

Que tengáis una feliz velada de miércoles.

Abrazos,

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Nos vamos unos días a Londres, de viaje de trabajo, no os vayáis a pensar... Por este motivo no habrá envíos de flor fresca el martes 22. Todos los pedidos hechos entre el miercoles 16 de mayo y el miercoles 23, se mandarán el jueves 24 y llegarán el viernes 25 de mayo. Gracias por la comprensión. Descartar