Plantas en casa

Pon una Sansevieria en tu vida

floritismo-annaandco-sansevieria

 

Fuente

Si eres de las que tienen poco tiempo para ocuparte de las plantas, la Sansevieria es para ti.

Esta planta es muy fácil de reconocer (siempre viene bien saber su nombre para una conversación social “¡Oh, qué Sansevieria más bonita!”). Sus hojas no caen sino que son carnosas y apuntan al cielo. Incluso, podríamos decir que hacen como un movimiento que recuerda a las llamas del fuego. También, suelen contar las hojas con unos matices de verdes que a veces no parecen del todo natural -pero sí lo son-.

Fuente

La Sansevieria es una planta muy peculiar, quizás por ello se le suele dar unos nombres tan raros como “lengua de suegra”, “cola de lagarto” o a veces “espada de San Jorge”.

Fuente

Era como la Monstera una planta muy de moda en los 50’s y también como la Monstera es hoy en día muy “trendy”.

La habrás visto -y la verás- en muchas fotos de interiores porque por su forma y sus colores viste por su presencia una estantería, un rincón desnudo, un mueble bajo y es perfecta en una oficina, entrada, escalera o salón (la verdad es que queda bien la pongas donde la pongas). Algunos la consideran planta-escultura por su forma y porque no necesita compañía para lucirse aunque a mi me encanta verla en un jardín interior. Por sus hojas apuntando hacia arriba, se puede usar como elemento decorativo vertical para crear dinamismo o también para contrarrestar otros elementos más horizontales.

Fuente

Es una planta que se suele encontrar en interiores aunque también la puedes encontrar en exteriores (si el clima no es demasiado duro) porque no sólo es resistente sino también porque es una de estas plantas maravillosas purificadoras. Sí, como lo lees, la Sansevieria limpia el aire del espacio donde esté, unos estudios demostraron que limpiaba el aire del formaldehído (que es un compuesto orgánico volátil perjudicial para la salud y que desafortunadamente se puede utilizar en la fabricación de algunos textiles y productos cosméticos entre otras cosas).

Fuente

Esta última característica si ya tenías fichada esta planta, te habrá seguramente convencido así que ahora que quieres una Sansevieria en tu casa vienen los consejos de cuidado mínimo!

1. Para el riego, es suficiente regarla una vez por semana. Recuerda sin embargo que ello depende de la humedad del ambiente, si ves que la tierra está muy seca podrías regar 2 veces como máximo. Un buen truco es prestar atención a las hojas. Si ves que se arrugan un poco, seguramente le falta agua, pero si en su base, las hojas empiezan a descomponerse, es que la riegas demasiado.

2. Las hojas de la planta no suelen caerse así que si lo hacen, es señal de que tienes que podarlas. Quien dice podar la Sansevieria, dice nivelar la tierra para que la planta tenga una buena base que le sirva de soporte.

3. El transplante se puede hacer una vez al año o cada dos años y se recomienda una maceta sólida para aguantar correctamente el peso de la planta (es una planta bastante pesada -será de huesos anchos-). Además, sus hojas pueden llegar a medir 50 cm.

4. La Sansevieria es poco exigente en cuanto a luz porque tanto le gusta la luz como los espacios poco luminosos (cuando te decía que era una planta fácil…!).

Fuente

Y para acabar, te contaré el truco mágico de la Sansevieria:

Corta las hojas en trocitos de unos 5 a 8 cm de largo y ponles una maceta llena de sustrato poroso. De la base de estos trozos, irán saliendo raíces y nuevos tallos. ¿Quién se atreve a probarlo? Yo te lo confirmo, ¡me apunto al experimento!

Y a ti, ¿te gusta esta planta tan de moda que es la Sansevieira?

¡Un placer estar aquí!

Hasta muy pronto,

Anna Simonet

@annaand_co

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *