Las flores de otros, my flowers

Nos vamos al Festival Flora, en Córdoba

 

El otro día me decía una chica por instagram que las casualidades estas que tanto me gustan, a ella le gustaba llamarlas Divina Providencia. Y me parece como muy romántico, independientemente de que seas o no creyente, pensar que hay algo ahí arriba, llamadlo Divina Providencia, destino o como queráis, pero es algo que vela por tí, y que se encarga de que todo te vaya saliendo, antes o después, como te tiene que salir.


Yo creo que hay que creer en esa fuerza superior que vela por nosotros, llamémosle suerte, o casualidades, o esa Divina Providencia, o conexión invisible, o coincidencias, o sincronicidad, o como queráis llamarlo. Emprender y poder finalmente vivir de ello es una mezcla de mucho trabajo y también de algo de esa suerte. Y yo, no se porque extraño motivo, estoy teniendo esa suerte, los astros se alinean, la Divina Providencia actúa, y acabo consiguiendo, como por arte de magia, todo lo que sueño y deseo.

Hace unos años, escribí un post sobre el ramo de Magdalena de Suecia. Me acuerdo perfectamente de estar buscando información en internet y dar con un blog en sueco (gracias bendito “google translate” por permitirnos leer testimonios en sueco sin tener ni papa de esta lengua). Este blog era de una chica que participó como asistente en el montaje de la decoración de la boda de Magdalena de Suecia. Bajo las órdenes de maestro Claes Carlsson, el florista oficial de la Corte trabajaron 20 floristas y 30 estudiantes de floristería, entre ellos la chica que escribía el blog. La decoración que montaron fue absolutamente impresionante y recuerdo haber deseado estar ahí, primero ser yo aquella chica que escribía ese blog y después, con los años y la experiencia, porque no, ser ese maestro que da las órdenes. Deseé, algún día, crear o trabajar en alguna producción espectacular hecha con flores, como las que os hemos enseñado en otras ocasiones de Rebecca Louise Law, Thierry Boutemy, Jeff Leatham o Mark Colle.

Pues bien, lo que os comentaba de tener o no tener suerte, considero que sí la tengo, porque poco a poco estoy cumpliendo todos y cada uno de mis sueños, y ahora le toca el turno al de montar una gran producción floral, porque he tenido la gran suerte de resultar seleccionada para ser asistente de alguno de los 8 grandes floristas que van a formar parte del Festival Flora, en Córdoba, este mismo mes de octubre.

No se cómo lo voy a hacer para no incumplir mi contrato de confidencialidad, porque eso implica que durante los 5 días de montaje, no os voy a poder contar ni enseñar nada por stories, con lo que a mí me gusta, pero no importa, porque recopilaré toda la información para luego escribiros un post y contároslo todo. Como dice mi hija Emma, pondré ojos de búho, orejas de elefante, y boca de mosquito, para empaparme de todo y aprovechar esta gran oportunidad de aprender y crecer como profesional floral.


Pero os cuento un poco de que va todo esto. El Festival Flora es una iniciativa del Ayuntamiento de Córdoba y la firma Zizai Hoteles, y se ha bautizado como los “Óscar” del arte floral. La idea de este festival es reunir 8 artistas florales de diferentes partes del mundo y proponerles un reto: cada uno debe decorar, con instalaciones florales efímeras, un patio de alguno de los 8 edificios emblemáticos de Córdoba en los que se celebrará el Festival. La temática de estas instalaciones florales, es el Paraiso.

Las tres mejores producciones, seleccionadas por un jurado internacional, recibirán un premio de 60.000€, 40.000€ y 20.000€ respectivamente.

Para que este post no quede tan largo, estoy preparando otro post con un pequeño resumen de los 8 artistas que van a participar en el Festival Flora. De esta manera me obligo a hacer una pequeña investigación sobre ellos, y los conozco, ya que no todos me sonaban. Quiero disfrutar mucho de mi estancia en el Festival y una manera de conseguirlo es conociendo bien a todos los que me voy a encontrar.


Todas las instalaciones se podrán visitar entre el 20 y el 29 de octubre en Córdoba, de manera gratuita, así que todos los que sois de la zona, no os lo deberíais perder, y los que sois de fuera y podéis, organizar un viaje para esos días a Córdoba, porque creo que la ocasión lo merece.

Yo por mi parte solo voy a estar los días del montaje, porque con dos niñas pequeñas, ya es bastante sacrificio estar 5 días sin ellas, y además, tanto el día antes de irme como el día después de volver, tengo bodas y un taller floritista, así que ha sido un auténtico milagro que me cuadraran las fechas y los horarios de AVE. Así que lo dicho, me siento muy afortunada de poder asistir como asistente a la primera edición del Festival Flora, y sobretodo y especialmente,  me siento muy afortunada de poder contar con un marido y una familia que me apoya en todas mis locuras florales, porque sin ellos, nada de esto habría sido posible. Al final esa es mi mayor suerte.

Así que, gracias de corazón, Divina Providencia (or wathever…).

Os voy contando…

1 comentario

  1. Marcela
    6 octubre, 2017

    Mucha suerte en Córdoba!!. Y aprende mucho y enseñanos.
    Saludos de Chile,

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *